18.1.11

Tanto que me la banqué, tanto que me reprimí. Terminé fumando, llorando en mi cama, contestándole cortante cuando me llamó y llorando en frente de mi vieja mientras cenábamos. Un desastre

No hay comentarios:

Publicar un comentario