30.1.12

Autodestrucción II: real y pura.

Soy infeliz en mi casa. Así de corto, en 5 palabras, y no me parece suficiente descripción. Nunca odie tanto estar encerrada en este lugar al que suelo llamarle "hogar", pensar que en algún momento creí haber tocado fondo y en realidad todavía falta lo peor, sigo cayendo. Es un lugar donde se respira de todo, menos felicidad. Donde no existe ni el respeto por el otro, ni la palabra privacidad; donde encontrás hipocresía en cada rectángulo de madera que hay en el suelo. Realmente me quiero ir, no quiero más este ambiente, no estoy tranquila y pienso reiteradas veces en consumirme en mi mierda, en mis llantos, gritos, golpes, (cortes,vómitos). 
Y todavía tengo una sola pregunta:¿Por qué sigo viva? Yo me tendría que haber muerto (más de una vez agradecí estar viva, ya no). Nada, voy a seguir con mi máscara de:"Todo está bien, maduré y entiendo que tengo que ser responsable y hacer felices a todos". Ja-ja, lo primero que voy a hacer cuando me dejen de romper todos los huevos va a ser fumarme 8 porros, fumar 10 atados de cigarrillos, colar 2 pepas, cortarme todo el brazo izquierdo y ahogarme en alcohol, sí, bien muerta voy a quedar.
Y así demuestro como me cago en todos. Ni nos vimos (;

No hay comentarios:

Publicar un comentario